Asociación Salvadoreña de Diabetes
Asadi en Facebook

Cuidado de la boca en los diabeticos

La diabetes y sus manifestaciones bucales

Muchas enfermedades de origen metabólico como es el caso de la diabetes, que si bien no provoca manifestaciones especificas en la boca, si favorece a la aparición de múltiples alteraciones en la mucosa oral, como en los tejidos periodontales.

La diabetes afecta a todo el organismo pero muchas veces el odontólogo puede detectar la enfermedad por ciertas manifestaciones bucales, como mucosas rojas y secas, sensación de sequedad y sed, aumento de la sensibilidad dental, caries gingivitis crónica, aumento del tamaño de la lengua, gingivitis angulares, procesos periodontales y sublinguales. Muchas veces el paciente refiere ardor en las mucosas y sensación de gusto metálico. Recordamos que ninguna de estas manifestaciones son parte exclusiva de la diabetes, pero su localización si nos debe hacer sospechar la enfermedad y solicitar los análisis de rutina.

Las alteraciones bucales en diabéticos pueden comprometer los dientes (caries, fracturas, sarro), encías (abscesos, fisuras), lengua, paladar y carrillo (parte interna de las mejillas), donde pueden presentar ulceras, placas de bacterias u hongos, obsesos (colecciones de pus).

Las encías: son el sitio donde se localizan con mayor frecuencia los procesos asociados a la diabetes y las hemorragias gingivales especialmente en diabetes infantil. El color violado de las encías revela con frecuencia ese cambio de coloración en los diabéticos.

La enfermedad periodontal: existen estudios que consigan que un 80% de los diabéticos tiene paradentosis; el diabético es más susceptible a las lesiones periodontales, abscesos, gingivitis, movilidad dentaria, etc.

En el labio: las gingivitis se ve con frecuencia en diabéticos, siendo la comisura, la más común.

En el paladar (cielo de la boca): se pueden presentar malformaciones congénitas del paladar en hijos de padres diabéticos (hendiduras palatinas).

En las lenguas: las lesiones en la lengua obligan a buscar diabetes

En el diente: la incidencia es significativa en el diabético: la carié, los focos apicales y la necrosis palpares.

Los pacientes diabéticos suelen presentar odontología (dolor en diente o muela) sin una causa que lo justifique.

En la práctica diaria so observa en pacientes diabéticos un aumento en la movilidad dentaria con la perdida de la pieza.

Tratamiento: en ningún caso debemos olvidarnos de la presión arterial. Se debe realizar control de placa bacteriana, eliminación de sarro y de bordes dentarios o prótesis traumáticas. Aconsejar al paciente sobre la buena higiene bucal (fisioterapia gingival).

En cuanto a las maniobras quirúrgicas, se deberán realizar solo cuando el paciente este controlado.

Cepillarse y limpieza con hilo dental:

Los tres pasos principales para enfrentar la enfermedad de las encías son: el cepillado, la limpieza con hilo dental y la consulta periódica a su dentista. Cepillarse al menos dos veces por día y límpiese con hilo dental una vez por día.

Cepillado:

Un cepillo de dientes solamente puede limpiar uno o dos dientes por vez. Dedique alrededor de 3 minutos de cepillado para limpiar bien todos sus dientes.

  • Use un cepillo con cerdas suaves y puntas redondeadas. Es menos probable que las cerdas suaves lastimen las encías.
  • Ubique el cepillo en ángulo contra la línea de las encías, donde se juntan los dientes y las encías.
  • Mueva el cepillo de atrás para adelante con pequeños trazos. Use un movimiento suave para refregar.
  • Cepille el sector externo de los dientes. Haga lo mismo con el sector posterior de los dientes y con los sectores propios de la masticación.
  • Cepille el sector áspero de la lengua para retirar los gérmenes y refrescar el aliento.
  • Recuerde cepillarse las encías también.
  • Compre un cepillo nuevo cuando las cerdas estén gastadas o dobladas, aproximadamente cada 3 o 4 meses.

Hilo dental:

  • Debe medir aproximadamente 18 pulgadas (45 cm) de largo en cada uso.
  • Use un movimiento aserrante entre los dientes
  • Curve el hilo dental alrededor de cada diente y raspe hacia arriba y hacia abajo varias veces, desde debajo de la encía hasta el extremo superior del diente.
  • Enjuagase la boca después de limpiarse con hilo dental
  • Si usted tiene artritis en las manos, problemas para mover los dedos o si tiene puentes en la boca, quizás lo ayude en porta hilo dental. Consulte con su dentista respecto de las herramientas que puedan hacer más sencilla la limpieza con hilo dental.